Urgen justicia padres de menores en Cocula

Urgen justicia padres de menores en Cocula

febrero 11, 2020 0 Por Notired Tlaxcala

Durante los funerales en la casa de los dos menores asesinados a tiros la noche del domingo, sus padres exigieron al Gobierno de Héctor Astudillo que se haga justicia y que el caso no quede en la impunidad.

Pedro Franco, padre de los menores Adilene y Alexis -de 13 y 16 años de edad-, relató que él iba manejando el automóvil Nissan tipo Tsuru cuando se les emparejó una motocicleta y dos jóvenes que iban en ella se bajaron.

Explica que los dos individuos se le fueron encima y luego sin decir nada les dispararon a sus dos hijos.

Entrevistado en el patio de su casa, don Pedro pide castigo a las personas que asesinaron a sus dos hijos, porque ellos nunca se metían con nadie.

Dice que Adilene y Alexis se dedicaban a vender tacos dorados y frituras a la gente que pasaba por la calle u ofrecían estos productos en las casas.

Adilene cursaba el segundo año de secundaria.

Alexis no estudiaba y se dedicaba a vender estos antojitos en las calles.

Don Pedro recuerda que su hijo dejó de estudiar hace dos años cuando sufrió un accidente en la comunidad de El Nuevo Balsas.

Contó que su hijo se dedicaba a vender pollo frito y en esa ocasión fue a entregar un pedido, pero durante el camino fue embestido por una combi de transporte público.

«Por ese accidente mi hijo perdió la pierna izquierda y con apoyo de la gente se le compró una prótesis para que caminara», señala.

«Lo único que quiero es que se haga justicia», externó el papá de los dos menores.

Durante los funerales, los padres y demás familiares de los dos menores asesinados recibieron la visita de los hermanos Adrián, Brayan y Julián LeBarón, quienes les dieron sus condolencias y colocaron una ofrenda floral en los dos ataúdes blancos donde estaban los cuerpos de Adilene y Alexis.

Doña Vicenta Bahena, madre de los dos, rompió en llanto cuando fue abrazada por los tres hermanos de los LeBarón.

«Ay, mis niños, mis bebes, mis hijos ya no están, ya se van», decía la madre de los dos menores.

Un niño de ocho años y otra casi de la misma edad, quienes también son hijos de Vicenta y Pedro, se acercaron y también empezaron a llorar.

Los dos fueron abrazados por la esposa de Adrián LeBarón.

«Esto no debió de haber pasado», dijo la esposa de Adrián cuando observaba de cerca los dos ataúdes blancos.

Adrián LeBarón denunció que él se comunicó con funcionarios de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAD) para que se trasladaran a esta comunidad y brindaran atención jurídica a los familiares de los dos menores.

«Aquí no veo a nadie de los de la CEAD, esto no puede ser, entonces qué es lo que hacen, preguntó sumamente enojado Adrián LeBarón.

Pero, tampoco llegaron integrantes de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas del Estado, acusó José Díaz Navarro, presidente del colectivo «Siempre Vivos».

Los funerales se realizaron en la calle Plutarco Elías Calles, en la comunidad de Tomás Gómez, poblado que está a menos de dos kilómetros de la cabecera municipal de Cocula.

El asesinato de los dos menores de edad ocurrió a unos 500 metros donde está un retén de la Policía Comunitaria «Tecampanera», autodefensas que ya rompieron la alianza con la policía de Tlacotepec.

Porque supuestamente «La Tecampanera» ya se alió con el grupo criminal de «Guerreros Unidos», señaló en un comunicado hace casi tres meses el Frente de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero.

Tras los hechos de violencia registrados en esta comunidad, este martes a mediodía la Secretaría de Seguridad estatal y tránsito municipal de Iguala instaló un retén de revisión en el entronque hacia Cocula.

Pero, la revisión que hacían los agentes era especialmente a las personas que circulaban en motocicletas.

«Váyanse con mucho cuidado porque aquí ya se puso muy pesado», advirtió un agente de tránsito a un grupo de periodistas.

REFORMA