R2-D2 se da una vuelta por la galaxia

R2-D2 se da una vuelta por la galaxia

diciembre 4, 2019 0 Por Notired Tlaxcala

«Él nos cuenta la historia. George Lucas ha reconocido que R2-D2 es el narrador de los prólogos de las películas de ‘La guerra de las galaxias’», dice Rafael Martín. A su lado, el pequeño robot ratifica con pitidos y luces lo que afirma su dueño. Estamos en un rincón de la exposición ‘Una galaxia muy lejana…’, en el pabellón municipal Serralta, en Lutxana, justo delante de una réplica a tamaño natural de la princesa Leia montada en una ‘speeder’, la moto área que vimos por primera vez en el bosque de Endor en ‘El retorno del jedi’ (1983).

El droide astromecánico de Martín será una de las estrellas invitadas al estreno español de ‘Star wars: el ascenso de Skywalker’. No en vano, es el R2-D2 más completo de España. Aunque ni vuela ni suelta calambrazos, como su alter ego de la ficción, hace muchas cosas. ¿Por ejemplo? Moverse rápidamente por los pasillos de la muestra de Barakaldo y, al toparse con la figura de Darth Vader, retroceder gritando, girando la cabeza enloquecidamente y abriendo todos sus pequeños compartimentos.

«No hace todas las cosas que hace en el cine. Sería imposible. En las películas, el R2 que se conecta a una terminal o agarra algo no camina, y viceversa. No hay sitio dentro para que un mismo R2 haga todo», explica Martín. Este bilbaíno de 47 años, apasionado del universo creado por Lucas, empezó hace cuatro a trabajar en la réplica del fiel compañero de Luke Skywalker y sigue en ello.

Comenzó con piezas de plástico y ahora el robot es en su mayor parte de aluminio, pesa 80 kilos y saca el periscopio si tiene que orientarse como en la laguna de Dagobah en ‘El Imperio contraataca’ (1980). «El periscopio es una pieza muy complicada porque lleva luces, gira rápido y al plegarse tiene que encajar en la parte superior de la cabeza, que tiene forma de quesito, no circular», indica Martín. Su próximo reto es que el droide disponga del extintor con el que apaga un fuego en el ‘Halcón milenario’ en ‘La guerra de las galaxias’ (1977).

Miembro de la Legión 501, la organización benéfica de fans de ‘Star Wars’, Martín es un apasionado de las tres primeras películas de la saga. Por eso, sus piezas favoritas de las cientos de la exposición organizada por EL CORREO y Spacio Natura, y patrocinada por el Ayuntamiento de Barakaldo, corresponden a esas películas. Algunas, como el diorama de la huida del ‘Halcón milenario’ de la Estrella de la Muerte, las conocía ya porque sus dueños son amigos, pero otras no.

«La exposición está genial. Es más grande de lo que esperaba. El Han Solo en carbonita a tamaño natural es espectacular. Si tuviera sitio en casa, me la llevaría. También está muy bien la figura de Dath Vader del centro, y la maqueta de la batalla de Hoth es muy chula», dice antes de sacarse fotos junto a Leia en la ‘speeder’.

Martín calcula que su R2 le ha costado 25.000 euros en material, además de cientos de horas de trabajo, y asegura que «no hay que tener ningún conocimiento especial» para construirlo. «Hay que tener ganas de aprender porque hoy está todo en internet. Además, soy miembro de Astromech Spain, el grupo español de constructores de R2. Somos un montón y ponemos en común las ideas sobre cómo resolver los problemas con los que nos vamos encontrando». Ahora mismo, él está dando los últimos toques a BB-8, el droide bola de la última trilogía.

XATACA