Mala condición y excesos; las claves de la derrota de Andy Ruiz ante Anthony Joshua

Mala condición y excesos; las claves de la derrota de Andy Ruiz ante Anthony Joshua

diciembre 8, 2019 0 Por Notired Tlaxcala

El 1 de junio del 2019 fue una noche especial para el pugilismo mexicano. Andy Ruiz Jr. se convertía en el primer azteca en erigirse como campeón de los pesos pesados, tras vencer por nocaut al británico Anthony Joshua; y la dimensión de dicha victoria generó un gran interés por un segundo capítulo, la cual, tras su final este sábado, dejó un amargo sabor de boca.

Lo visto aquella noche en el Madison Square Garden en Nueva York, sobre todo por lo hecho por el Destroyer dejó por demás conforme al gremio boxístico, el cual esperaba un espectáculo igual o superior esta noche en Arabia Saudita. El mexico-americano no se presentó en sus mejores condiciones, lo que sin duda, influyó en el resultado.

Tras la obtención de los cetros de la Asociación Mundial de Boxeo, la Organización Mundial de Boxeo y la Federación Internacional de Boxeo, Ruiz sabía que tendría un compromiso consigo mismo para poder estar en plena condición física, hubiese sido para la revancha ante AJ, o para aceptar el reto de algún otro pugilista, sin embargo, el sorpresivo triunfo lo puso en el ojo de los medios, quienes buscaron tener la historia del también denominado ‘Rocky mexicano’, de primera mano.

El desconocimiento del primer mundo del boxeo, sin duda apantalló a Ruiz, quien poco a poco se comenzó a concentrar más en aparecer en las portadas y no en los gimnasios; a volverse más una personalidad y desatender el entrenamiento. Tales acciones, fueron reveladas por su propio padre, Andrés Ruiz, quien reveló la indisciplina que tuvo su vástago.

«Fue un exceso de celebración. Todos los políticos que venían a recogerlo en Guadalajara, era desmadre que hubo de campamento, yo le decía que se concentrara, que no podía llegar en ese peso, porque así no podría llegarle a Anthony Joshua. Por eso ahora está reconociendo lo que yo le decía. Nunca se preparó, no hacía caso a Manny (Robles), ya no le tenía respeto. Ahora aprendió esa lección porque aprendió esa lección».

Otro de los puntos que poco a poco desenfocaron a Ruiz, fue su peso. Si bien la categoría de los pesados no maneja un límite para sus competidores, Ruiz presentó una inestabilidad severa tanto en sus entrenamientos como en su alimentación, lo que lo hizo llegar a la Ceremonia de Pesaje con un peso de 128 kg, siete más que los registrados en su pelea pasada (121); mientras que Joshua llegó con 107 kg, 14 menos que los también 121 registrados en Nueva York.

Tal fue la inestabilidad en su preparación, que en una ocasión, Mike Tyson criticó su entrenamiento para bajar de peso ya que; «Perder peso le puede afectar a su pegada. Si algo va bien, ¿para qué cambiarlo? En la primera pelea, Ruiz presionó tan rápido a Joshua que éste no se podía anticipar».

Dichas declaraciones fueron totalmente contradictorias a las ofrecidas por el histórico George Foreman, quien tras ver la condición de Ruiz, totalmente sobrepasado aseguró; «De verdad lo ha estropeado. Realmente desperdició una gran oportunidad porque ahora puede ser noqueado. La ha perdido. Si ha tenido suficiente tiempo para recuperarse, Joshua debería vencer a Ruiz sin ningún problema».

El resultado final, sin duda golpeó en lo anímico al mexicano, quien no escapó a la responsabilidad; «Fue su noche, no me preparé como debía, gané mucho peso; hizo un gran trabajo y no hay excusas. Prometo tomar la mejor forma de mi carrera».

Ambos pugilistas, tras terminar el combate, aseguraron que su deseo es verse las caras en una tercera pelea. Sin duda hay muchas condiciones previas para delinearla, pero de concretarse todas ellas, y de ver un compromiso más serio de Ruiz, podríamos estar ante las puertas de un combate por demás espectacular. Al tiempo.

Con información de Marca