La farsa y demagogia que envuelven a los discursos de López Obrador

La farsa y demagogia que envuelven a los discursos de López Obrador

enero 15, 2020 0 Por Notired Tlaxcala

«Vamos a ofrecer ese avión. Donald Trump no tiene un avión así, ya por Twitter, por Face se lo mandé a ofrecer y lo vamos a hacer cuando triunfemos de manera formal para que se anime y nos arreglamos; si no, no va a faltar quien compre ese avión»…López Obrador, 7 de enero del 2018.

La anterior declaración realizada por el hoy presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, es una de las tantas promesas que les hiciera a los mexicanos cuando fue candidato del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), y la cual se suma a otras más que aún no ha cumplido.

Recordemos algunas de sus tantas ofertas, las cuales dijo, las iba a llevar a cabo de forma inmediata:

  • “Iniciará de inmediato el programa de Atención Medica y medicamentos gratuitos en las zonas marginadas” (Hasta el momento en las zonas marginadas no hay medicamentos, mucho menos gratuitos y los hospitales carecen de infraestructura)
  • “Se fomentará el deporte y las actividades artísticas, la ciencia y la tecnología” (La ciencia y la tecnología han sido muy castigadas por los recortes al presupuesto que ha realizado su gobierno)
  • “Se atenderá de inmediato a los damnificados por los sismos” (Cientos de damnificados no tienen un lugar digno para vivir)
  • “Se ayudará a productores del campo con subsidios y precios de garantía y se venderá a precio justo una canasta de alimentos básicos para combatir la desnutrición y el hambre”. (De los 38 productos que integran la canasta básica, 22 han elevado sus precios, indica un reporte de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes)
  • “No habrá servicio médico privado de los altos funcionarios, se gastaban cerca de 5, 000 mdp” (Su primer nieto de AMLO nació en Houston, Texas y si bien es cierto que su hijo no ocupa ningún cargo, también es verdad que no viven en austeridad como pregona el Presidente; el buen juez por su por propia casa empieza, le falta congruencia a su discurso)
  • “Habrá un auténtico Estado de Derecho, tal como lo resume la frase de nuestros liberales del siglo XIX: Al margen de la ley nada, y por encima de la ley nadie”

Si bien es cierto que no son tareas fáciles de cumplir, él se comprometió a llevarlas a cabo de forma inmediata para que todos los ciudadanos tuvieran “grandes beneficios”.

Sin embargo, hay una promesa que llama la atención por los recientes acontecimientos que se suscitaron hace unos días en nuestro estado, y la cual deja entrever la farsa y demagogia que envuelven a los discursos de López Obrador.

Lara Logan, reportera de la Cadena Fox, y su equipo de trabajo fueron rodeados y amenazados por dos patrullas de la policía municipal de Tenancingo, -municipio catalogado como la cuna de los padrotes a nivel nacional e internacional- pues pretendía hacer una investigación sobre la trata de personas.

Es del conocimiento público que en ese municipio del estado los tratantes de personas realizan negocios multimillonarios con el tráfico principalmente de mujeres y niñas, a las cuales sustraen de sus hogares para someterlas a trabajos forzados y prostitución con fines de explotación.

Habría que preguntarle al Presidente de México, que en estos casos tan tristes y lamentables, dónde queda el “auténtico estado de derecho”, o la premisa de “al margen de la ley nada, y por encima de la ley nadie”.

López Obrador debería saber que en Tenancingo los padrotes están por encima de la ley, y ya ni hablar del “auténtico estado de derecho”, pues en ese lugar se pisotean los derechos fundamentales de los ciudadanos, principalmente de las mujeres.

Creemos que López Obrador sabe lo que ahí sucede, y también creemos que no le importa hacer nada para resolver tal situación; habría que preguntarnos qué intereses tan poderosos existen que nunca en sus “Mañaneras” toca a fondo los casos de Trata de mujeres, o siendo francos y honestos, quizás no le quiere entrar al tema y tenga temor pues sabe que hay gente con la que es mejor no meterse.

Este es sólo un ejemplo de que en nuestro país hay males que jamás se resolverán, y que los discursos de López Obrador solo dan a los ciudadanos una esperanza falsa de cosas que nunca se harán realidad.

El populismo, es un movimiento que hace alentar grandes esperanzas al pueblo, a los grandes sectores; reivindicaciones que nunca se concretan; promesas que no se cumplen y programas que nunca concluyen.

Reitero, el discurso de López Obrador tiene mucho de demagogia, de farsa y de engaño.

México lo que necesita son realidades, hechos concretos, producción, empleo, alimentos, viviendas, escuelas, clínicas, centros de esparcimientos, y no palabras, discursos y promesas.

Esperemos que su gobierno pronto empiece a dar resultados, porque si no el movimiento de López Obrador se irá “al basurero de la historia”.